Historia del Centro Esperanza

Inicia esta historia en el sector Tocones de Loíza en el año 1977, bajo un palmar y en un ranchón de madera y zinc; allí se reúnen ocho niños extremadamente pobres, careciendo de todo, sobre todo por las deficiencias en su desarrollo tan marcadas, que se les llamó niños de educación especial.  Allí nace el Centro Esperanza bajo la guía de una Hija de la Caridad y cuatro voluntarias de la comunidad.  Igual que ocurrió en Belén, en un pobre lugar, sin saber cómo, hunde sus raíces el Centro Esperanza en uno de los municipios de mayor pobreza y marginación de nuestro pueblo: Loíza.

Loíza es pues uno de los pueblos más pobres y donde la presencia de las Hijas de la Caridad ha sido un factor clave en la promoción humana y cristiana de este municipio desde que llegaron fieles a la llamada de la Iglesia, que nos hizo a través del Cardenal Aponte Martínez, y que Sor Ángela Arroyo, Visitadora, contestó como si se tratara del mismo Dios que nos llamaba.

La situación de la educación ha sido siempre una de las urgencias mayores, en todos los pueblos, Loíza no era la excepción.  La deserción escolar con su consiguiente secuela de delincuencia y droga adicción es una de las llamadas más apremiantes, que nos cuestiona sobre la calidad y estilo de nuestras escuelas, ya que la educación tradicional es muchas veces cuestionable.  Ya para 1984 estaban los cimientos de lo que sería la primera escuela privada  gratuita de Educación Especial, en el distrito escolar de Humacao al que pertenecía Loíza.  El Centro Esperanza en ese entonces tiene muy bien delineada su misión... servir a esta población infantil abandonada hasta entonces por el Departamento de Educación.

Continuamos el servicio, los niños crecen y se empieza el programa de Vida Independiente para capacitarlos y hacerles personas útiles en el futuro. Comenzamos con ellos la transición al mundo del trabajo, con talleres de horticultura, cafetería, y floristería, estos dos últimos en la planta baja de la Casa de Hermanas, en las Parcelas Suárez.  El programa estaba en su apogeo y era tremendamente exitoso, cuando el 18 de septiembre de 1989, el Huracán Hugo se encargó de cambiar todos los planes.

Se revisa nuevamente la misión del Centro por las Hermanas, la Junta de Directores y el personal del Centro.  Fue cuando decidimos iniciar un pequeño proyecto auspiciado por Fondos Unidos de Puerto Rico que se llamó Jardín de la Esperanza, para niños a partir de los dos años.  Escuchamos a mucha gente, pero sobre todo a las comunidades de Loíza, se hizo un serio estudio de necesidades y este nos arrojó mucha luz, la gente deseaba una escuela para niños pequeños, un lugar que les asegurara un futuro mejor, donde los padres pudieran ser adiestrados en la crianza de los hijos, un lugar que evitara el maltrato y previniera la deserción escolar y la delincuencia.  A la verdad se nos estaba pidiendo una Escuela Especial.

Más adelante son las madres de los niños, y se inicia el Programa para la promoción de la mujer, con el Proyecto Motivando a la Mujer, cuyo objetivo era elevar su auto estima, proveerle herramientas para la crianza de los niños y motivarlas para una educación y futuro empleo, para que acabara la dependencia económica que tanto daño causa a nuestra gente. Fueron muchas las impactadas, que hoy son enfermeras, tomaron su examen de cuarto año y/o están en la Universidad. Este programa se convierte tres años mas tarde, en  el Programa Mujeres Exitosas.

Estamos en los albores del siglo XXI, el descontento por la educación tradicional es manifiesto y el interrogante sobre la misma es una realidad.  No queríamos repetir el mismo esquema de la educación tradicional.  Nos volvemos a interrogar ante la insistencia de los padres de dejar los niños con nosotros.  Luego de orar, buscar, pedir luces y asesoramiento para una escuela nueva para un siglo nuevo, para un cambio de época según Aparecida, surge la invitación a participar en el Proyecto de Escuelas Hermanas, dirigido por la Dra. Ana  María García  Blanco. Es cuando nos sale al paso María Montessori.  Con el asesoramiento de las Escuelas Hermanas y muchas personas de buena voluntad comenzamos la Casa de Niños Montessori del Mar, para educar a los niños desde los 2.5 años hasta los 6, bajo el método Montessori.

En 2003 otro estudio de necesidades en la comunidad, esta vez entre los niños de la Escuela Parcelas Vieques (que ubica frente al Centro), nos lleva a la creación de un programa de prevención de los males que acechan a los niños fuera del horario escolar.  Así surge el Programa Creando y Cantando. Gracias a la Fundación Toyota en alianza con la Fundación Comunitaria, se inicia este Programa, que lleva cinco años. Este proyecto ha impactado a 125 niños, adolescentes entre los cinco a diecisiete años de edad.  Se ha desarrollado una banda musical y una orquesta de cámara juvenil que es el disfrute de las Agencias colaboradoras en sus actividades.

Está acercándose el fin del siglo XX, y aún no hemos conseguido el lugar para la construcción de unas nuevas facilidades.  Fue para el 8 de diciembre de 1998, fiesta de la Inmaculada Concepción, que pudimos materializar la compra no sólo del terreno sino de una estructura que albergaría lo que en un futuro será el Centro Esperanza, donde las Hijas de la Caridad sirven a la niñez y sus familias, fieles a  una de las opciones de la Asamblea Provincial de las Hijas de la Caridad de Puerto Rico.  Este terreno está localizado entre los sectores Colobó y Tocones.  Se solicitan fondos del Fideicomiso de los Niños con la Propuesta Ayúdanos a Superarnos.  En enero del año 2000 comenzamos a mudarnos poco a poco, progresivamente.  En 2005 se comenzó la construcción de las nuevas facilidades en el mismo local donde ubica ahora Montessori del Mar.

Para el 2006 se comienza el programa Vida y Esperanza, en unión con la Universidad Interamericana de Puerto Rico.  Con este programa ofrecemos servicios de orientación y consejería a individuos, parejas y familias, y orientación a los jóvenes en las escuelas de Loíza.  Son muchas las familias que han podido beneficiarse de este proyecto que impacta anualmente más de 50 familias provenientes de Loíza y otros pueblos adyacentes.

 

 

 

 

Logo del Centro 

 

Antiguas facilidades

 

Programa de agricultura 

 

Jardin de la Esperanza

 

Programa Motivando a la mujer

 

Banda de jóvenes 

 

 

 

 

 

 

Centro Esperanza, Inc.

P.O. Box 482 Loíza, PR 00772  -  cesperanzaloiza@yahoo.com  -  Teléfono (787) 876-3389  -  Fax (787) 957-2600